Gracias por compartir!

En esta era de las redes sociales el simple acto de comer puede convertirse en un evento multimedia.

Compartir una foto del restaurant que elegimos o del plato que pedimos y recibir un like, o un comentario al respecto, generan que muchas personas pasen más tiempo tratando de sacar una foto que disfrutando su comida.

gracias por compartir 1
Luego vienen los intercambios donde cada uno muestra a los demás el celular para que vean como quedo la foto o para que lean los comentarios, y no solo eso, nos comentamos entre los presentes… a través de las redes sociales!… “Riquísimo” ”Excelente lugar” “La mejor compañía”, luego de este ritual pasamos a cosas más mundanas como charlar entre nosotros y, por supuesto, comer.

Para algunos es incomprensible, e inclusive se realizan campañas sobre la no utilización del celular en la mesa, si apagas el celular te ofrecen descuentos y premios, o juegos donde el primero que tome su teléfono pierde y como castigo debe pagar la cuenta de todos.

Para otros tomar una foto y compartirla es una parte natural de la salida, si buscamos hastags cómo #FoodPorn en Instagram veremos que tiene más de 74,6 millones de publicaciones, seguido por #instafood con 47 millones, no son pocas referencias a comidas y bebidas.

gracias por compartir 2
Por otro lado encontramos la llamada “propina virtual”, compartir una imagen de un plato o una selfie con amigos comentando lo bien que la pasamos en tal o cual restaurant, está empezando a valorarse cada vez más por los establecimientos y estos están tomado consciencia de que muchas personas deciden a dónde ir a comer según las publicaciones de Instagram de sus amigos o de medios especializados, lo que convierte al cliente en el mejor promotor del restaurante.

También nos encontramos con quienes hacen de esto una forma de expresión, estos nuevos blogger o “instagramers” ya no publican extensas reseñas desde la comodidad de sus casas, hoy la dinámica es mucho más fluida,  se trata de compartir una imagen y pocas palabras, ya que están comentando la experiencia en vivo.

Unos cuantos han aprendido a valorizar las redes y gracias a sus miles de seguidores han convertido sus imágenes compartidas en verdaderos negocios, convirtiéndose en los “críticos gastronómicos” de la era digital. Algunos cobran por publicar, mientras que otros solo lo hacen por el placer de comunicar o se conforman con recibir una invitación a probar nuevos platos o conocer restaurantes.

gracias por compartir 4
En nuestra ciudad la movida es cada vez mayor, como generalmente pasa, la gente lleva la delantera a los comerciantes, ocurrió con Facebook, con Twitter y está pasando con Instagram, un hecho que en la gastronomía santafesina no puede dejar pasar por alto.

Cuando los restaurantes santafesinos empezaron a valorar Facebook ya había una gran movida de  twitteros santafesinos que no eran escuchados ni valorados y hoy no solo estamos atrasados en la red social del pajarito, sino que instagram, la nueva herramienta elegida por los clientes de los restaurantes, ni siquiera está considerada por muchos empresarios o responsables de los establecimientos.

gracias por compartir 3
El título de esta nota es un llamado a valorar que un cliente se tome el tiempo de sacar una foto de nuestro plato y la comparta, a agradecer que nos pidan sacarles una foto en nuestro establecimiento.
En definitiva a tomar conciencia que esa publicación enviada al espacio virtual puede llegar a una o a miles de  personas.

Por eso en nombre de la comunidad gastronómica santafesina a todos aquellos “compartidores” de experiencias les digo “Gracias por Compartir”

Compartí esta Publicación

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario